Translate

miércoles, 16 de octubre de 2013

EL FACTOR “M”, CLAVE PARA COSEGUIR LO QUE TE PROPONGAS.

EL FACTOR “M”, CLAVE PARA CONSEGUIR LO QUE TE PROPONGAS.


Muchas veces pensamos erróneamente que tenemos numerosas limitaciones que nos
impedirían alcanzar aquello que soñamos, deseamos o que se nos ha pasado alguna vez por la cabeza; como desarrollar un proyecto, conseguir alcanzar cierto estilo de vida, poseer un determinado bien… .Y no nos damos cuenta, al menos conscientemente, de que tal vez esas limitaciones nos las ponemos nosotros mismos a modo de excusas para justificarnos y autoconvencernos de que no podríamos lograrlo, cuando realmente lo que sucede es que no estamos dispuestos a recorrer ese camino sorteando las piedras existentes con todo el esfuerzo que se requiere como precio a pagar. 
Este precio suele venir acompañado de crear nuevos y diferentes hábitos, más inversión, y no solo en dinero sino en aprendizaje, tiempo y desarrollo personal, más visión y acción....etc. Y eso para el ser humano es pedirle mucho por cómo somos y lo que nos han inculcado. 
Ahora bien, si somos capaces de deshacernos de ese cubo tan pesado lleno de excusas encadenado a una de nuestras piernas, seremos capaces de alcanzar aquello que deseamos. Esto es lo que marcará la diferencia entre la mediocridad y el éxito, por eso la mayoría de las personas no se encuentran ni se encontrarán nunca donde quisieran estar.

La verdadera razón del por qué no lo conseguimos es lo que yo llamo "El factor “M” o MOTIVO".

El poder de un motivo es lo que determinará la consecución o no de una meta propuesta. 
Si el motivo es lo suficientemente poderoso, nos dará la solidez de la determinación necesaria que nos hace falta para alentarnos continuamente y perseverar en aquellas acciones y sacrificios que estamos realizando para conseguir lo que nos hemos propuesto sin abandonar a la primera de cambio .

Darren Hardy en su libro “El efecto compuesto”, pone el siguiente ejemplo defendiendo esta teoría:

"Si pusiera en el suelo un tablón de veinticinco centímetros de ancho y nueve metros de largo y le dijera "si camina por el tablón de un extremo a otro, le doy veinte dólares", (A) ¿qué haría? Por supuesto, es una forma sencilla de ganar dinero.
Pero, ¿qué pasaría si utilizara ese mismo tablón para crear un puente entre dos edificios de 100 plantas? Los mismos veinte dólares por caminar por el tablón de nueve metros dejarían de atraerle y parecería imposible conseguirlos, (B) ¿verdad? Me miraría y diría, " Ni hablar". Pero si su hijo se encontrara en el edificio de enfrente y ese edificio estuviera en llamas, seguro que caminaría hasta el otro extremo del tablón sin pensárselo dos veces y se olvidaría de los veinte dólares.


¿Por qué la primera vez que le pedí cruzar el tablón a gran altura dijo que no, y sin embargo, la segunda vez no vaciló?. El riesgo y el peligro eran los mismos. ¿Qué cambió?. Lo que cambió fue el motivo para hacerlo. ¿Se da cuenta?.
Cuando el motivo es suficientemente intenso, estamos dispuestos a ejecutar prácticamente cualquier tarea para conseguir nuestro objetivo".

Por ello, necesitamos encontrar nuestro verdadero “por qué” o motivo antes de iniciar cualquier camino hacia una meta. 

"Y ser conscientes del peso de cada extremo de la “balanza del éxito”, al colocar en un lado de ésta nuestro “ORO”, (meta) y en el otro los “LADRILLOS”, (precio a pagar) ya que, ambos extremos deben de pesar lo mismo para que pueda  hacerse real la posibilidad de conseguir lo que te propongas."

George Zalucki 

Usa el Factor “M” y nada ni nadie podrán hacerte fracasar. 

Si quieres algo, ve a por ello....y punto. (En busca de la felicidad 2006, protagonizada por Will Smith)
http://www.youtube.com/watch?v=d2aMbBBJUwE

Jesús Aragón Rubio.