Translate

domingo, 2 de febrero de 2014

UN BUEN HÁBITO: APARTA EL ...

UN BUEN HÁBITO: APARTA EL ...

Un estudio reciente realizado por Bankrate.com (compañía dedicada al examen de más de 4.800 instituciones financieras y más de 300 productos financieros, con uno de los principales boletines informativos sobre tasas financieras a los consumidores), reveló que sólo cuatro de cada diez personas cuentan con un fondo de emergencia para afrontar un desastre financiero.

Pero, en mi opinión, el ahorro en sí no sólo hay que verlo como un colchón económico de rápida disposición para momentos de necesidad o imprevistos, sino también como un medio que nos pueda proporcionar un fin. Es decir, también podemos ver parte, y digo parte, de los ahorros como unos aliados que, consiguiendo reunir una determinada suma, podamos ponerlos a trabajar para que nos generen más dinero.

Antes de continuar, probablemente usted esté pensando: “sí, pero ¿cómo podría alguien ahorrar si a duras penas llegara a fin de mes?”, como es lógico y más en los tiempos que corren. Bien, mi más inmediata recomendación para esas personas sería que revisaran sus gastos recortándolos todo lo posible para equilibrar sus cuentas. Si, por ejemplo, nos quitamos el café que pagamos todos los días de después de comer en la cafetería o máquina expendedora, o guardamos el euro que nos cuesta el periódico diario y en su lugar leemos la prensa por internet, muy posiblemente nos sorprenda la cantidad de dinero que hemos conseguido ahorrar, ¡puede ser un 2-3% de nuestros ingresos!. Y éstos son solo unos ejemplos de los muchos gastos no necesarios o fácilmente prescindibles. Es un comienzo, y seguramente si realizara el ejercicio que muchos expertos y coach financieros recomiendan de apuntar durante todo un mes en una libreta cada céntimo y euro que ha pagado, se daría cuenta de que aún podría aumentar ese ahorro analizando si podría reducir o bajar el coste de esas compras y pagos. También existen más aspectos interesantes de analizar, como poner en marcha acciones para optimizar el gasto de suministros en el hogar, revisar tarifas móviles, reducir el consumo de gasolina…etc (en internet hay mucha información, ideas y consejos para estos fines), y todo suma.

Una vez adquirido nuevos buenos hábitos y logrado la disciplina financiera necesaria que nos permita ahorrar algo de dinero al mes, nos marcaremos el pretencioso objetivo de llegar progresivamente a poder disponer del 10% de nuestros ingresos mensuales (que no tiene que ser todo lo ahorrado de ese mes), para destinarlos al monto que nos requiera la creación de los activos financieros o inversiones que tengamos en mente y así activar nuevos mecanismos que nos proporcionen un continuo flujo de efectivo extra al mes o beneficios en el tiempo.

*Consulte mi artículo de Enero de 2.014 "INVERTIR CON MENOS DE 1.000€".


IMPORTANTE: Recordemos que no se deben poner todos los huevos en la misma cesta:

*Frase para reflexionar relacionada con el artículo:
“La gente no planea fracasar, pero fracasa porque no planifica”



Jesús Aragón Rubio.