Translate

martes, 1 de abril de 2014

LA DEUDA, ¿ES BUENA O MALA?

LA DEUDA, ¿ES BUENA O MALA?

Cabe aclarar antes de nada que en este artículo me referiré a la deuda como deuda de tipo financiero o financiera en todo momento.

Cuando muchos escuchamos la palabra deuda,  normalmente nos viene a la cabeza casi de forma automática un concepto de negatividad, incomodidad, preocupación, intranquilidad.…. .

Esto viene dado porque asociamos dicha palabra a la clase de deuda de la que más oímos hablar cada día a nuestro alrededor, e incluso que hemos contraído para cubrir determinadas “necesidades” y caprichos.

De cualquier modo, esta clase de deuda es la más común entre la gente corriente y es la llamada DEUDA MALA.
Sin embargo también existe otra clase de deuda, y es la llamada DEUDA BUENA.

Dicho esto, y con la breve explicación, especificaciones y ejemplos que veremos a continuación sobre esta clasificación de las deudas, así como con un ejercicio propuesto, podremos responder de una forma más acertada a la pregunta que formula este artículo en su título: “La deuda, ¿es buena o mala?”

DEUDA MALA.

Es aquella contraída para adquirir un pasivo (todo aquello que le saca dinero del bolsillo).

Ejemplos de deuda mala serían:
  • Las destinadas a la compra de un bien material que no necesitamos y no nos podemos permitir (por ejemplo, un televisor de 60” en 3D).
  • Las destinadas al disfrute de un producto o servicio cuyos plazos de amortización sean superiores a la duración del producto financiado (por ejemplo, unas vacaciones).
  • Las que tienen unas comisiones, gastos e impuestos muy elevados (como los créditos con sus variantes, cuentas, tarjetas y préstamos que conceden las entidades financieras y prestamistas).

DEUDA BUENA.

Es aquella contraída para crear un activo (aquello que pone dinero en su bolsillo).

Ejemplos de deuda buena serían:
  • Las destinadas a aumentar el valor de un bien material teniendo en cuenta su precio inicial más los posibles costes de financiación en el tiempo (ejemplo, equipar con muebles y electrodomésticos un inmueble para incrementar el precio del alquiler).
  • Las adquiridas para generar ingresos, poniendo en marcha mecanismos que te proporcionen con ese dinero una cantidad mayor a las cuotas de devolución del préstamo. A esto se le llama apalancamiento financiero (como la creación de un negocio, sistema o inversiones).
  • Las que vayan destinadas a una mejora en el desarrollo de un negocio (formación, infraestructuras).

Ahora, como ejercicio le invito a que, sabiendo esto, responda si las siguientes deudas adquiridas para estos fines son buenas o malas.

ej. "He pedido un préstamo para….,  he financiado…, he comprado con mi tarjeta de crédito……:

      1.      Un coche de alta gama".
2.      Una excavadora para mi negocio".
3.      Hacer un tour turístico por Europa".
4. Un equipo completo para mi hobby" (caza, camping, esquí, astronomía….).
5.      Iniciar un proyecto o negocio".
6.      Arreglar la casa vieja heredada para alquilarla".


Unos buenos criterios a seguir para establecer qué clase de deuda es la que nos interesa contraer son, por ejemplo:

-El interés que afecta a la deuda.
-La revalorización del bien en un futuro.
-La productividad que puedo conseguir con el fin al que va destinado el dinero de la deuda.
-¿Crearé un pasivo o un activo?.
-¿Cómo y quién pagará esa deuda?.

Una vez expuesto todo lo anterior, ahora estaremos más capacitados para responder a la pregunta de si la deuda es buena o mala, así como poder realizar un pequeño análisis de las que podemos tener, sabiendo a qué clase pertenecen.





 

Espero una vez más, que este artículo haya resultado interesante y de ayuda. Y acabo con una frase popular apropiada para este asunto:

“No poseas nada si puedes servirte de ello. Alquila incluso tus zapatos, si puedes”
Película: Forrest Gump

  



Jesús Aragón Rubio.