Translate

jueves, 8 de enero de 2015

GEMAS Y METALES PRECIOSOS, VALOR SEGURO, REFUGIO O DEFENSIVO. PARTE II

GEMAS Y METALES PRECIOSOS, VALOR SEGURO, REFUGIO O  DEFENSIVO. PARTE II


En esta segunda parte de “GEMAS Y METALES PRECIOSOS, VALOR SEGURO, REFUGIO O DEFENSIVO”, sabremos por qué es tan importante poseer un Certificado de Autenticidad si vamos a invertir en estos valores. Responderemos a qué es, para qué sirve, quién puede emitirlo y qué datos debe incluir este certificado. También analizaremos qué tipo de inversión es la efectuada en estos activos llevando su estudio al Triángulo de la Inversión. (véase en: Cómo analizar una Inversión, Noviembre 2013 )

Si queremos que nuestras inversiones en estos valores no solo sean acertadas, sino sean de calidad para asegurarnos una máxima revalorización en nuestros activos, necesitamos asegurarnos de que lo que hemos adquirido es auténtico, de determinada calidad y no una falsificación, es decir, una garantía. Por esta razón debemos preocuparnos de obtener un Certificado de Autenticidad.

Un Certificado Gemológico es un documento que asegura y garantiza la autenticidad y calidad de una gema o piedra preciosa, así como las que componen una pieza de alta joyería entre las que están el diamante, el rubí, la esmeralda, el zafiro, etc.

Este certificado sirve principalmente para que, tras adquirir una de estas gemas o joyas, tengamos un documento que verifique que el valor del producto comprado corresponde con las características del mismo, como el peso, el brillo, el color, la pureza, el tamaño o la talla. Otra causa por la que es tan importante tenerlo es, que al contratar un seguro, la compañía aseguradora lo necesitará para cubrir dicho producto. Y también será necesario este certificado gemológico para obtener su precio de mercado, en el caso que queramos venderlo.

Son los Laboratorios o Gemólogos colegiados reconocidos por la Confederación Internacional de joyeros (CIBJO) los que, con los equipos tecnológicos necesarios, pueden emitir estos certificados oficiales tan exhaustivos, rigurosos y veraces.

En los certificados, como mínimo, han de aparecer los siguientes datos:

·         Fotografía y descripción general de la pieza.
·         Tipo de piedra, talla, peso, pureza y color.
·         Datos del laboratorio gemológico o firma del gemólogo colegiado que lo emite.
·         Número de certificado.


Si el certificado es realizado para una gema sin montar en una pieza de alta joyería, además deberían reflejarse datos como medidas, propiedades ópticas y procedencia.


Ahora vamos a analizar la inversión en estos activos según el Triángulo de la Inversión y así determinar qué tipo de inversión es. Concretamente analizaremos la inversión en diamantes, ya que hemos hecho referencia a ellos en varias ocasiones tanto en la PARTE I como en esta PARTE II.

I. Rentabilidad:

Dada la gran cantidad de factores a tener en cuenta para obtener datos oficiales sobre la rentabilidad media neta anual de esta excepcional piedra preciosa, pongamos un rango de rentabilidad media anual de un 8% a un 10%, como ha sido el caso de los diamantes de uno a cinco quilates en la última década.

II. Liquidez:

Son aceptados como moneda de cambio o pago en todo el mundo,  y en cualquier momento y lugar pueden ser materializados en dinero.

III. Riesgo:

Prácticamente todos los informes oficiales tras profundos estudios realizados y refrendados por los llamados “gurús financieros”, declaran en términos generales la casi nula devaluación de los mismos, más bien todo lo contrario, se presume de una revalorización constante y exponencial durante los próximos años.

La investigación realizada para contestar a cada punto de este triángulo nos da la información necesaria para sacar las primeras lecturas y poder establecer qué Tipo de Inversión es.

Por tanto, teniendo en cuenta lo explicado en la entrada de este blog del mes de Noviembre de 2013 a la que se hace referencia en el primer párrafo y basándonos en estas conclusiones, podríamos calificar esta inversión de, ¿Conservadora?, ¿quizás Equilibrada?, ¿o tal vez Agresiva?.



Jesús Aragón Rubio.